17 abr. 2016

Evgueni Evtushenko: ¡ÁNIMO, MUCHACHOS!


Yo era cruel,
                 desenmascaraba con brío,
sin preocuparme de mis propios defectos.
Me parecía
               que a la gente enseñaba
cómo hay que vivir
                           y que la gente aprendía.
Pero
      empecé a perdonar...
                                   ¡Signo alarmante!

Y cierta vez, en una intervención mía,
una encantadora ayudante de laboratorio con gafas
me dijo que yo veía las cosas con liberalidad.
Vienen muchachos
                              altivos y autoritarios.
Apretando sus tiernos puñitos,
con el sofoco del placer supremo,
intrépidamente desenmascaran
                                       mis debilidades.
¡Ánimo, muchachos!
                                    ¡Ánimo!
                                                       ¡Sed firmes!
Sencillamente, soy mayor que vosotros en saber.
Al dejar de ser crueles con los demás,
dejamos de ser jóvenes.
Avergonzado,
                     me doy cuenta
                                            de que soy más listo.
Vosotros sois menos razonables,
                                           pero no es nada malo,
porque hasta en vuestra injusticia
sois justos a veces.
¡Ánimo, muchachos!
                              Pero sabed
                                      que cuando seáis mayores
y juréis no volver a equivocaros,
os cansaréis de vuestra propia crueldad
y poco a poco seréis más bondadosos.
Otros muchachos
                           altivos y autoritarios
vendrán
               apretando sus tiernos puñitos
con el sofoco del placer supremo
y arremeterán
                      contra vuestras debilidades.
Y
     os profetizo
                            que sufriréis,
y llegaréis a enseñar los dientes de rabia,
pero, a pesar de todo, conseguiréis tener
el valor de decir,
                           por mucho que os cueste:
“¡Ánimo, muchachos!”


Fotografía tomada de  livejournal.com

No hay comentarios :

Publicar un comentario