8 jul. 2013

Nicolás Guillén: PAUL ÉLUARD




           
                       

GUARDO de Paul Éluard                      
una mirada pura, un rostro grave                 
y aquella forma entre severa y suave                     
de hablar.              
                       
Con el albor del día fuimos en su busca     
y había partido...             
Fue una partida brusca,                       
sin au revoir ni adiós, sin pañuelo y sin ruido.                     
                       
¿A dónde fue?  ¡Quién sabe!              
¡Quién lo podrá saber!  
(¡Oh, la mirada pura, el rostro grave                        
y aquella forma entre severa y suave                     
de ser!)




No hay comentarios :

Publicar un comentario