6 dic. 2011

Neruda podría ser exhumado para esclarecer su muerte


Las declaraciones del chofer y amigo del Premio Nobel de Literatura y los exámenes médicos de la época indican que el poeta podría haber sido asesinado por agentes de la dictadura. Frente a esto, el Partido Comunista recurrió a la Justicia y solicitó iniciar las indagaciones.


“Pablo Neruda fue asesinado”: Esta es la reciente hipótesis que circula en algunos medios de comunicación a raíz de la querella presentada en mayo en la Corte de Apelaciones de Santiago por el Partido Comunista a cargo del abogado Eduardo Contreras. .
Manuel Araya, quien fue chofer y muy cercano al Premio Nobel de Literatura, afirma que el cáncer de próstata no fue la causa de su muerte, sino que una inyección en el estómago que le propinaron en la Clínica Santa María.
¿Por qué ahora? Manuel Araya dice que siempre tocó puertas e intentó dar su testimonio sobre lo ocurrido, pero las puertas le fueron cerradas. Ya en el 2004, Araya dio una entrevista a un medio de San Antonio, pero no tuvo mayor alcance por ser un medio local.
Este año, Eduardo Contreras afirma que cuando tuvieron conocimiento del testimonio de Araya, a través de una entrevista concedida a la revista mexicana Proceso, como Partido Comunista decidieron tomar medidas inmediatamente.

El relato de los hechos según Araya
En la entrevista con el periodista Francisco Marín a la revista Proceso, Manuel Araya cuenta detalladamente el relato de los hechos y los argumentos que lo llevan a pensar porqué a Pablo Neruda lo asesinaron.
El 13 de septiembre, la hospedería Santa Elenea, donde residían en Isla Negra, había sido allanada por militares. “Entraban por todos lados: por la playa, por los costados (…) Salí al patio para preguntar qué querían. Hablé con el oficial que daba las órdenes. Me dijo que abriera todas las puertas. Mientras revisaban, destruían y robaban, los militares preguntaban si había armamento, si teníamos gente escondida adentro, si ocultábamos a líderes del Partido Comunista (…) Pero no encontraron nada”, recuerda Araya.
“Estuvieron más de dos horas. También allanaron la casa y robaron cosas. Registraban con detectores de metales. (…) La señora Matilde me contó que el mandamás de los marinos entró al dormitorio de Neruda y le dijo : ‘Perdón, señor Neruda. Y se fue”.
Posteriormente, los marinos instalaron un buque de guerra frente a la casa del poeta. El miedo de la pareja y la constante idea de ser asesinados los llevaron a tomar la desición de irse del país con destino a México.
Araya cuenta que el viaje que emprendería Neruda al tenía por objetivo pedir desde México “a los intelectuales y a los gobiernos del mundo entero ayuda para derrocar a la tiranía y reconstruir la democracia en Chile”.
El 23 de septiembre Pablo Neruda envió a su pareja Matilde Urrutia y a su amigo y chofer Manuel Araya a buscar unas pertenencias a Isla Negra para llevarse a su viaje a México, que partía al día siguiente a las 10 de la mañana.
A las 4 de la tarde los llamó para decirles que estaba preocupado ya que un médico había entrado a su habitación y lo había inyectado con algo desconocido. Araya y Matilde volvieron inmediatamente a la Clínica y constataron que Neruda tenía una mancha rojiza en el estómago.
Manuel Araya fue a mojarse la cara al baño y un médico lo mandó a comprar un remedio para Neruda, especificándole que no se encuentra en las farmacias del centro de Santiago, sólo en Independencia. Araya salió en busca del medicamento y en el trayecto fue detenido y golpeado hasta quedar inconsciente. Cuando despierta está en el Estadio Nacional. Neruda muere aproximadamente 3 horas después.
Exámenes médicos
Ya por finales de la década de los setenta Matilde Urrutia había declarado a algunos medios de prensa que la muerte de Neruda ese 23 de septiembre fue repentina, ya que su cáncer de próstata estaba controlado y no presentaba malestares de salud.
“Todos los chilenos pensábamos que Neruda había muerto de un cáncer prostático. Hoy día no sólo el testimonio de Manuel, sino que los informes médicos, los testimonios de cercanos que estuvieron con Neruda hasta sus últimos días, la contradicción entre el certificado de defunción y la prensa de la época que dice que Neruda murió de un paro cardiaco, despiertan la legítima duda que pudiera haber habido intervención de terceros”, afirma el abogado Eduardo Contreras.
Asimismo, cuenta que al momento de iniciar la querella solicitó la ficha clínica de Pablo Neruda a la Clínica Santa María, la que “responde que extrañamente no tiene la ficha clínica de Neruda, lo que es muy raro porque la mayoría de las clínicas y hospitales de Chile guardan las fichas clínicas de los pacientes incluso mucho más antiguos, lo que es su obligación”.
Además, agrega que “Neruda tampoco es un desconocido, es un Premio Nobel de Literatura, por lo que es muy, muy extraño que la Clínica Santa María no guarde la ficha clínica de la atención que tuvo Neruda en esa clínica, que es la misma donde mataron a Eduardo Frei”.
La Fundación Pablo Neruda no quiso referirse al tema. “Nosotros ya declaramos al respecto y pensamos que eso no fue así; sin embargo, vamos a aceptar lo que determine el juez”, afirmó su director Fernando Sáez.
Por último, el abogado dijo que si las pruebas les merecen confianza, “como hasta ahora ha ocurrido, van a pedir la exhumación del cadáver de Neruda para que se hagan las pericias médico legales y determinar si efectivamente fue asesinado”.
Constanza Avila
radio.uchile.cl

2 comentarios :

  1. Deseamos participar en este portal.¡Como podemos realizar este sueño? nuestra direccion electronica rtvneruda@gmail.com
    Invitamos visitar tres de nuestrso portales
    www.nerudanobel.info (Ingles)
    www.nerudavive.cl (español)
    youtube canal: nerudavivecl
    Gracias
    Raul Valdivia-Pizarro

    ResponderEliminar
  2. Deseamos participar en este portal.¡Como podemos realizar este sueño? nuestra direccion electronica rtvneruda@gmail.com
    Invitamos visitar tres de nuestrso portales
    www.nerudanobel.info (Ingles)
    www.nerudavive.cl (español)
    youtube canal: nerudavivecl
    Gracias
    Raul Valdivia-Pizarro

    ResponderEliminar