13 nov. 2016

Juan Gonzalo Rose: OS INVITO A PENSAR EN ESA MUERTE


                   Amigos, amigos,
                   ¿hay algo más doliente
                   que la muerte de un hombre verdadero
                   cuando aún su estación dictaba frutos?

                   Ya sé, resulta fácil, a veces,
                   sólo a veces
                   cuando alguna amargura del corazón nos colma,
                   marcharse a ver el mar…
                   ¿Pero qué mar, amigos,
                   es tierra del olvido, o del consuelo,
                   para la muerte de este hombre? ¡Qué mar!
                   unidos meditemos esta ausencia
                   ocurrida en el reino de la especie
                   y en la hora de la pérdida más honda.

                    En verdad, os digo,
                    no ha debido morirse José Carlos;
                    al menos, no tan pronto;
                    y sin embargo,
                    cualquier fecha en que se hubiera muerto,
                    habría sido demasiado pronto.

                    Lo contemplo pasar
                    -silueta del combate sin permuta-
                    en estampas distintas.
                    Y lo cierto, no sé cuándo parece más Mariátegui:
                    si uniendo a los obreros en torno e la causa del obrero,
                    si ejerciendo solares magisterios en Universidades Populares,
                    si hablando a los poetas de su misión profunda,
                    o si
                    sencillamente
                    es más Mariátegui
                    sentado
                    frente a su máquina de escribir,
                    redactando en el linde de la aurora
                    los temas de la aurora,
                    los cantos de la aurora,
                    las humanas razones de la aurora.

                    Oigo su voz, amigos,
                    enseñando entre máquinas y estrellas
                    las letras del amor elemental
                    del amor del oprimido al oprimido,
                    del amor del diente por la harina blanda,
                    del amor de la luz por la ventana,
                    del amor del patrón por el verdugo,
                    del amor del gerente por el poeta puro.

                    Amigos, él es nuestro Lenin,
                    sólo le falta su octubre rojo;
                    pero con cada día que transcurre,
                    octubre está más cerca de su víspera.


No hay comentarios :

Publicar un comentario