16 oct. 2015

Roque Dalton: MÍA JUNTO A LOS PÁJAROS

Mujer:  hoy  que  amanezco 
con  un grito  distinto  entre  las venas, 
tomo  tu mano  musical,   rodeo 
con  miel  suave  titánica   la  vida. 
Hacia  tu cuerpo   tu futuro  parto  desde  mi  mismo. 

Advengo 
hasta  tu amor  mundial.   Avanzo y canto. 

Vengo  no  de la lluvia  clavada  por  la  noche, 
no  de la ancha  montaña   de pájaros   multánimes, 
no  de las flores  tácitas y  su diseminado   jubileo; 
vengo 
desde donde  el amor  es repartido   sin trasudadas  farsas 
desde  donde  la hierba  levanta  su diminuta   estirpe  hasta  los  vientos, 
 desde  donde  la paz  hizo  trigales,  dioses  eléctricos,   canciones 
 horizontes  joviales     perdurables 
desde donde  se esculpe  diariamente   a besos 
el alboreado   rostro  del mañana   urgente 

Vengo  y  te quiero  más porque  amanezco. 

                          I
 Amazona   de barro   recostada 
 sobre  mi sangre y  mis  rebaños, 
 ruda  amazona  tutelar  sin nieblas  ni  fantasmas, 
 desnuda  mía   desencadenada 
 sobre  los sedimentos  de  mi   trópico 
 ¿quién    ante  vientres  vírgenes  o  fugitividades   inasibles 
 conocerá   este   triunfo. 
 esta  batalla  con  heridos  dulces ? 
 ¿quién  podría   asomarse  a nuestros  besos  nocturnos 
sin renacer  a la raíz,  al fuego,  a la copa   colmada? 
Eterno   es nuestro  amor.      Volviendo 
los ojos  del espíritu  hacia   siempre, 
siempre  estoy  ¡unto  a ti,  fruta   esposa, 
siempre  estamos los dos, poblando   el  tiempo. 

 ¿Quién  hizo  de tu mano  mi  corazón  más  cierto? 
¿Quién   ha podido  hacer,  intuir,   dejarnos  este  amor 
de  veranera  de aguas? 
Ah,  júbilo   orgulloso  con  claveles  y   símbolos! 
Ah,  capitán  amor  de lecho   fiel  y   ríos! 
Savia  otorgada,  entraña 
con  hospitalidad   de pan  y   abrazo: 
 somos  toda  la fiesta,  amor,   amada, 
 toda  la exaltación   de estrellas   increíbles, 
 toda  la cifra  de las  flores, 
 toda  la  tierra,  toda 
 la atlética   lujuria  del  maíz. 

 Cuando  te  tengo hay  aves... 

                   II 

 A  veces 
 estoy  triste,   Digo: 
 antigua  amada,  corza 
 de metal,  esplendente   alta   noche, 
 cuando  atravieso  la distancia    terrible 
 que  ata  mi corazón    a tu  estatura, 
 caigo  hasta  los puñales,  ódiome, 
 rabiosamente    trato  de  cantar 
 y   lloro, 

 Siempre   vuelven  las aves sin  embargo...  














tomado de: A  LA REVOLUCIÓN POR LA POESÍA

(39 poemas de Roque Dalton)

Colección Digital de la Universidad
 Autónoma de Nuevo León

No hay comentarios :

Publicar un comentario