1 ago. 2015

Pablo Neruda: CEREZAS



            Sucedió  en  ese  mes  y  en  esa  patria. 

            Aquello  que  paso  fue  inesperado, 
            pero  así  fue:  de  un día  al  otro día 
            aquel  país  se  llenó  de  cerezas. 

            Era  recalcitrante 
            el  tiempo  masculino  desollado 
            por el  beso  polar:  nadie  supone 
            lo  que  yo  recogía  en  las  tinieblas: 
            (metales  muertos,  huesos  de  volcanes) 
            (silencios  tan  oscuros 
            que  vendaban  los  ojos  de  las  islas) 
            y  ya  entre  los  peñascos 
            se  dio  por  descontado  el  laberinto 
            sin  más  salida  que  la  nieve 
            cuando  llegó  sin  advertencia  previa 
            un  viento  de  panales  que  traía 
            el  color  que  buscaban  las  banderas. 

            De  cereza  en  cereza  cambia  el  mundo. 

            Y  si  alguien  duda 
            pido  a  quien  corresponda  que  examinen 
            mi  voluntad,  mi  pecho  transparente, 
            porque  aunque  el  viento  se  llevó  el  verano 
            dispongo  de  cerezas  escondidas. 


Geografía infructuosa
1972   
        

No hay comentarios :

Publicar un comentario