6 oct. 2014

Rafael Alberti : UN CAMARADA GRITA EN LA CALLE





Tres camaradas se van deteniendo por las esquinas, por las plazas, a la salida de mítines, de las fábricas, de los grandes lugares de trabajo.

 Camarada 2 (gritando con el tono de los sacamuelas) :
¡Alto, señoras, señores,
caballeros, caballeras,
criadas, trabajadores,
curas, mendigos, soldados,
oprimidos y opresores!
Todos quietos. ¡Atención!
Si averiguáis lo que tengo
en esta mano escondido,
quedaréis agradecidos
a este pobre peatón.
Responda, señora, diga.
Un premio se le dará,
que seguro le traerá
trastornos en la barriga.

Camarada 1:
¡Un anillo!

Camarada 3:
¡Una cartera!

Camarada 1:
¡Una acción del Banco!

Camarada 2:
¡Cero!
A ver, responde tú, obrero:
ten más clara la mollera.
¿Qué es lo que tengo en la mano?

Camarada 3:
¡Un ministro socialista!

Camarada 1:
¡Será Largo Caballero!

Camarada 3:
¡Será Lerroux y sus rentistas!

Camarada 1:
¡Gil Robles y los fascistas!

Camarada 2:
¡Cero, cero, cero, cero!
¿No lo averiguáis? Oid.
9000 encarcelados.
9000 oscuras rejas.
Aquí tengo Casas Viejas
con campesinos quemados.
Tengo Castilblanco, Arnedo
y un millón de hombres parados.
También tengo aquí un redil
lleno de parlamentarios,
que sólo a los proletarios,
dio hambre y guardia civil.
Y en fin tengo aquí una mesa
puesta sólo a los burgueses.
Plato: sangre y treinta meses
de República burguesa.
Ahora, si queréis saber
lo que tengo en la otra mano,
poned de nuevo atención.
¿Lo sabéis?

Camarada 1: ¡A ver!

Camarada 3: ¡A ver!

Camarada 2:
Aquí está la solución.
¡Trabajadores, mujeres,
obreros de la ciudad,
del campo y de los talleres,
todos y todas, votad!
Los pequeños empleados
pobres, de las oficinas,
los que vivís explotados,
todos, todas, ayudad!

Camarada 1:
Soy obrero sin partido.

Camarada 3:
No voto: soy anarquista.

Camarada 2:
¡Anarquista, socialista,
sin partido, siempre unidos,
ahora más que nunca unidos,
todos y todas, votad!
Al no votar, ayudáis
a que los guardias civiles
carguen pronto los fusiles
contra los que trabajáis.
Hay que votar.

Camarada 3: A votar.

Camarada 1:
A votar. ¿Pero por quién?

Camarada 3:
A votar. ¿Por qué partido?

Camarada 2:
¡Por el único partido,
el de la Revolución:
el Partido Comunista,
que hará que el capitalista, con el cura,
sea vencido;
aquel que a la burguesía
arrancará la amnistía,
aquel que dará la tierra
al que labra noche y día;
las fábricas al obrero
y las minas al minero;
el que va contra la guerra,
contra el fascismo asesino,
el que implantará el Gobierno
de Obreros y Campesinos!
¡El Partido COMUNISTA!

Camaradas 1, 2, 3:
¡No lo olvidéis!

Camarada 2: ¡Atención!
El Partido COMUNISTA,
el de la Revolución.


 
“Un camarada...” fue descubierto en Moscú por Ángel Luis Encinas, en 1999 y publicado en la revista “Natural”. Encinas lo fecha a fines de 1933.



No hay comentarios :

Publicar un comentario