15 nov. 2009

Bertolt Brecht: CANCIÓN DE UNA AMADA




Lo sé, amada: ahora se me cae el pelo por mi vida salvaje, y tengo que yacer sobre las piedras. 
Me ven beber el aguardiente más barato, y camino desnudo al viento.

Pero hubo un tiempo, amada, en que fui puro.

 Tuve una mujer que era más fuerte que yo, 

como la hierba es más fuerte que el toro: se vuelve a erguir.
 

Ella vio que yo era malo, y me amó.

Ella no preguntó a dónde iba el camino, que era su camino,  quizás iba hacia abajo. 

Cuando me dio su cuerpo, dijo: esto es todo.  Y fue mi cuerpo.
 
Ahora ya no está en ningún lado, desapareció  como una nube cuando ha llovido, 
y  yo la deje y ella cayó, porque ése era su camino.

Pero de noche, a veces, cuando me ven  beber, veo su cara,
pálida en el viento, fuerte y vuelta hacia mí, y  yo me inclino al viento.


 

No hay comentarios :

Publicar un comentario